Tequendama - Educarte es Arte

Actualizaciones

lunes, 2 de abril de 2018

Tequendama


Si alguna vez el sentido de aventura despertó en ti la curiosidad de encontrar bellezas naturales en nuestro estado Sucre, puedes tener la certeza de que no te decepcionarás. ¿Y qué necesitas para hallarlas? ¡Ganas de ir tras la aventura!

De eso se trata Tequendama, nuestra belleza de este mes, a una hora y media aproximadamente desde Cumaná, en auto particular o en carrito por puesto. En Muelle de Cariaco puedes pedirle a alguno de los pobladores que te guíen, o si prefieres descansar primero, hay una posada a pocos metros de la Casa de la Cultura “Zoraida Farías” donde podrás quedarte.

Tequendama es la más exuberante de una serie de ocho pozas, ubicadas a lo largo del río López, en el interior de una montaña. Son alrededor de cuarenta minutos de caminata, desde la entrada, a un lado de la carretera, hasta la última de las pozas. Una expedición llena de la emoción por cruzar siete veces el río López, avistar un boscaje salvaje y tupido, avanzar por los senderos estrechos (en lagunos tramos de no más de 50 centímeros) y dejarse envolver por la sensación húmeda y fresca del clima. La Anquila es la primera poza para bañarse, adecuada para los conservadores. Para los más extremos, el viaje continúa. Copey y la Lisa se asoman entre la espesura de la naturaleza como pedazos de un paraíso singular a medida que caminas por el sendero. Hay que tener mucho cuidado al bajar entre ellas. En este punto, podrás preguntar al guía sobre la anécdota del mudo que habló en ese lugar.

Luego, llegas a Tequendama, nuestro destino escogido, una revelación única y majestuosa, al punto que sentirás estar en otro mundo, gracias a la presencia muy cercana del follaje, el color turquesa de sus aguas y la breve cascada que forma un tobogán natural en una gran piedra; un paisaje que jamás saldrá de tu cabeza ni de tu experiencia. Muy cerca, y por último, la poza El padre, cuya imagen, igualmente, quedará grabada en tu mente para siempre.

Lo mejor para disfrutar el viaje es llevar una mochila, no tan pesada, con comida y agua. Por lo poco transitado del lugar no existen depósitos de basura, así que lo conveniente es que lleves bolsas de plástico para recoger los desperdicios. Recuerda ser prudente durante la caminata, es especial en los senderos de poca anchura, y seguir los consejos del guía.

Pero definitivamente un viaje para no olvidar jamás. Y lo mejor, en nuestro propio estado Sucre. ¡Feliz viaje!

Autor: Álinson Pino
Imagen tomada por Alejandra Fernández Leonet


No hay comentarios.:

Publicar un comentario