N°3 - Una actitud responsable ante la alimentación - Educarte es Arte

Actualizaciones

lunes, 19 de marzo de 2018

N°3 - Una actitud responsable ante la alimentación


            Cuidar a nuestro cuerpo parte de los alimentos que consumimos a diario. Muchas veces el control sobre el tipo de comida permite la prevención de la mayoría de las enfermedades que nos atacan cotidianamente. El sobrepeso, los problemas cardíacos, el deterioro gástrico, daños en el sistema endocrino son la mayoría de las veces consecuencia de los pocos saludables hábitos de alimentación que tenemos y el conocimiento que poseemos de ello. Abiertamente se cree que podemos comer como queramos y cuando queramos. Pero hay que considerar que ningún organismo es igual a otro, así como tampoco lo es el aprovechamiento orgánico de los alimentos que cada uno realiza. De la misma manera, poco saludable es comer todo lo que nos apetezca sin conocer su contenido y los efectos sobre el cuerpo, ya que muchas veces sin darnos cuenta ingerimos dosis progresivas de sustancias nocivas.  
            La actitud ante la alimentación debe ser responsable y ética. En el mundo las incidencias por mal nutrición y/o el abuso de comida chatarra son terribles. Incluso la ONU proclamó en 1979 el Día Mundial de la Alimentación con la finalidad de concienciar sobre el problema alimentario mundial. Para el hombre el derecho a comer es uno de los valores más preciados que posee, ya que esto le permite la supervivencia como especie. Aunque difícilmente se puede hablar del derecho a la alimentación en algunas regiones por sus condiciones económicas y sociales solucionar el problema es una acción compartida por todos: la escogencia de productos naturales, el consumo apropiado de calorías por persona y el no desperdicio de comida es parte del reordenamiento general.  
            La dieta es una oportunidad para regular lo que comemos. Distribuir durante el día los diferentes tipos de alimentos de acuerdo a sus propiedades ayuda a estabilizar nuestro ritmo digestivo y a mantener mejor nuestras defensas. Este control también debe ir en conjunto con una rutina de actividades físicas para el óptimo aprovechamiento de los nutrientes. Igualmente, considerar el hábito mismo de comer a la hora de obtener los mejores beneficios de la comida. Las pausas entre bocados, masticar la cantidad de veces necesarias, la ingesta consciente de bebidas con sólidos: factores que determinan una buena alimentación.
            Desarrollar mejores hábitos alimenticios no es tan difícil. Tampoco lo es optar por productos saludables. Podemos encontrar opciones en las frutas, verduras, granos, entre otros. De la misma manera, mantener a raya el consumo de aceites y grasas sintéticas junto a otros productos cuya composición química afecte la salud irremediablemente. Hay que tomar en cuenta que dependiendo de lo que nuestro cuerpo reciba aumentamos las posibilidades de tener una vida sana y prolongada. Comer es y será un acto sagrado y valioso para cada uno de los individuos. Aprendamos a respetarlo. ¡Buen provecho!

Por Álinson Pino
Coordinador Editorial de Educarte es Arte