N°2 - La otra vida en la lectura - Educarte es Arte

Actualizaciones

lunes, 19 de marzo de 2018

N°2 - La otra vida en la lectura


Con el libro escogido se crea una comunicación que no puede ser impedida por nada.

Se lee más? ¿Se lee mejor? ¿O solo se lee? Hace días un artículo publicado en internet colocaba a Venezuela en el décimo cuarto puesto de los países que más horas invertían en la lectura semanalmente. Hay que destacar que dicho artículo se basaba en una encuesta realizada que no solo tomo en consideración la cantidad de libros leídos cada semana, sino el tiempo invertido por los lectores para dicha actividad. Son números optimistas a pesar del prejuicio de que a los venezolanos no les gusta leer. Por supuesto, y sin menospreciar la valorización, son estadísticas relativas, condicionadas por diversos factores. 
            La lectura es un hábito que se afianza con el tiempo. Si se comienza desde pequeños, a la vera de una biblioteca como santuario escogido para construir las ilusiones, se forman seres con una extensa sabiduría. Y leer no solo se trata de una actividad de entretenimiento. Implica encontrarse con valores a través de la razón y el asombro. Esta revelación al espíritu puede darse a través de cuentos breves, ilustradas enciclopedias de animales o países, tomos de diccionarios, revistas, grandes novelas, entre otras.
Sobre este último punto siempre surgen dilemas, porque ¿cuál género es el más apto para leer? ¿Se pueden establecer diferencias en la lectura de acuerdo a los años del lector? Aunque existen datos que indican qué tipo de lecturas prefieren las personas de acuerdo a su edad, no debe existir ningún impedimento a la hora de escoger un libro, salvo el desconocimiento técnico sobre libros especializados, y tampoco es un absoluto si se quiere aprender del tema en cuestión. Lo importante es sentirte a gusto, sea con fantasía, historia, policial, humor, drama, autoayuda. Con el libro escogido se crea una comunicación que no puede ser impedida por nada.
El acercamiento a la lectura es el principio de un nuevo mundo. El que lee definitivamente deja de ser el mismo que era antes de abrir la primera página. Su imaginación se ensancha, amplia su lenguaje, su relación con la realidad cobra otro sentido, un tanto práctico, pero sincero a la hora de entender al mundo. Aunque en ocasiones existe cierto temor a la lectura por cuestiones culturales y/o personales, no debe ser esto motivo para amilanarse. Leer es controlar el alma por los senderos arduos de la vida.

Por Álinson Pino
Coordinador Editorial de Educarte es Arte