El Trompo - Educarte es Arte

Actualizaciones

sábado, 31 de marzo de 2018

El Trompo


“Para bailar me pongo la capa. Para bailar me la vuelvo a sacar, porque no puedo bailar con la capa y sin la capa no puedo bailar”
El Trompo.

El trompo, aunque de origen incierto, existen testimonios de que Platón lo empleaba como metáfora del movimiento y el poeta romano Ovidio también menciona este juguete en sus poemas.  En el curso de unas excavaciones realizadas en Troya fueron encontrados unos trompos hechos de barro y otros ejemplares han sido desenterrados en Pompeya.

Los trompos en el Estado Sucre nacen de una rama, con el diámetro necesario como para ser tallados por un experto artesano que sonríe, cuando le va dando la forma buscando la perfección circunscrita en un inevitable equilibrio axial, como el de una pomalaca. Las maderas más apreciadas son las llamadas cremón o clemón y palosano o poui; densas y duras, así estos guerreros podrán resistir las batallas por librar. Se presentan con un tamaño estándar que puede variar entre los seis u ocho centímetros de altura.

-          Al momento de insertar el clavo se hace con mucho cuidado, es preferible introducirlo luego de hacerle una guía con el taladro. Se debe dejar como mínimo  un centímetro de punta, por si queremos afilarlas. 

En las manos del lanzador se encuentra el cordel que enrollará, vuelta y vuelta al trompo.  Se toma el cordel, se le da una vuelta en la cabeza, se sostiene con los dedos con firmeza, se baja hacia la punta y allí comienzas a subir enrollándolo hasta llegar nuevamente a la cabeza. El sobrante del cordel lo sujetas mediante dos vueltas apretadas al dedo índice de la mano que lo lanzará y tomas la postura adecuada antes de arrojarlo con determinación al piso.

-          Entonces veremos cuánto aguanta. Mientras “baila plumito” se le  mete la mano abierta con la palma hacia arriba, se toma y lo levantamos  del piso.  

Hay muchas formas de jugar, generalmente dibujan un círculo al que se le llama “troya”, y como las reglas cambian según la región, este espacio se utiliza según normas conocidas por todos los jugadores.

-          Y según sea el caso quedan las señales de la batalla en el cuerpo de los trompos  y en el ánimo de los jugadores.

El juego concluye cuando comienza la agresión al trompo que le tocó “servir” de último. Esta situación puede generar diferente escenarios, dependiendo de la destreza de los jugadores se  escuchan exclamaciones como ¡Perrito!  ¡Santa María! acciones de castigo, que llegan a destruir el trompo del “servidor” y en algunos casos el de otro jugador.

Colaboradores: JORGE PEÑA (Arqueo de Fuentes)
ENTREVISTA JORGE PEÑA

Autora: Antolina Martell
Miembro Fundador del Centro UNESCO

Amigos de la Herencia Cultural del Estado Sucre
Ilustración realizada por Antolina Martell